Spanish English
Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites - Bets.Zone - Betting Zone Use our complete list of trusted and reputable operators to see at a glance the best casino, poker, sport and bingo bonuses available online.

 

Remontándonos al origen de este rico y exquisito postre europeo, el mismo lo debió pensar una joven llamada Magdalena, que decidió ofrecer a los peregrinos unos pequeños bizcochos con forma de concha, en homenaje al símbolo del camino de Santiago de Compostela en la España colonial.

 

Su delicioso sabor pronto cautivó a los caminantes, que extendieron su fama bajo el nombre de su cocinera, magdalena. La extensa red que conforma el recorrido de esta popular marcha hizo el resto, para hacer llegar estos sabrosos dulces tanto a los participantes como a los habitantes de los pueblos por los que pasaban hasta llegar a nuestros días, cuando se ha convertido en un clásico de desayunos y meriendas americanas.

Es así como “las magdalenas” se encuentra en Francia ya que en 1755, el castillo de Commercy era un foco de atención por las lujosas fiestas gastronómicas que ofrecía el duque Estanislao I. Todo parece indicar que las primeras magdalenas fueron elaboradas en el siglo XVIII, concretamente en el 1755, cuando el rey de Polonia y duque de Lorraine, Stanislas Leszczynski, invitó a una serie de personas a cenar al lujoso castillo que tenía en Francia. Sin embargo, en una de esas fiestas de los más notables paladares europeos, cuenta la leyenda, que el noble duque o el cocinero oficial del castillo no debía de tener buen carácter, porque el chef se enfadó y decidió castigar a su jefe; poco tiempo antes de que llegaran los invitados al festín, en una de las opíparas cenas, el cocinero abandonó su puesto de trabajo y se llevó con él los postres. Ante esta situación, una sirvienta del castillo llamada Madeleine Paulmier se ofreció para elaborar unos dulces alternativos que sustituyeran a los retirados. Debido a lo especial del acto el monarca polaco este le pidió a una a dicha señora que preparara algo especial que sorprendiera a los asistentes a la cena. Debido a este encargo, la cocinera Madeleine Paulmier elaboró una especie de pastelito que encantó a todos los comensales. Hasta tal punto quedó encantado Leszczynski que lo bautizó con el nombre de la creadora (Madeleine) y envió una remesa del nuevo dulce a su hija, nada más y nada menos que, María Leszczynski, esposa del Rey Luís XV. Poco a poco, las "madaleines" se convirtieron en habituales en cualquier evento cortesano de Paris, Castilla y, de ahí se extendió su uso a toda Europa.

Posteriormente éste suculento postre se tornó muy de moda que en los festines de los mantuanos criollos en Venezuela al punto de iniciar una variedad de recetas de las denominadas “Magdalenas o madaleines”, tanto es así; que cuentan nuestras abuelas barcelonesas que en la casa solariega de la acaudala familia francesa “Lavie” llamada por el imaginario popular “la casa de los fantasmas de Barcelona” ubicada en la calle Bolívar, frente norte de la Plaza Boyacá, se rindieron grandes honores a nuestra gastronomía oriental condensada con un poco de estilo francés y español siendo las reinas de los postres “ Las Ricas Magdalenas”.

Ven y transpórtate en el tiempo y degusta en el Museo La Leyenda la original receta de la “Magdalena Barcelonesa” y siéntete un mantuano criollo de la Venezuela colonial. Recopilación: Pergaminos del Museo La Leyenda por José Delfín.